Programas: FESTIVIDAD DE SAN FRANCISCO JAVIER. DÍA DE NAVARRA

  • FESTIVIDAD DE SAN FRANCISCO JAVIER. DÍA DE NAVARRA

  • Sábado, 3 de diciembre de 2022 a las 12:00
  • Pamplona
El día de San Francisco Javier la Capilla de Música volverá actuar en la Catedral de Pamplona, como ya lo venía haciendo desde siglos atrás. No en vano el hijo pequeño de los Jasso y Azpilicueta de Javier fue un canónigo “fracasado” de la Seo Iruñense (“perdimos un canónigo, pero ganamos un santo universal”).

Se mantiene la habitual programación tanto en la misa (“Día de San Francisco Javier”) a las 12,  como en el concierto (“Día de Navarra”), a las 13, en  latín, búlgaro/rito ortodoxo, castellano, euskera, y japonés.

Este año 2022 se celebran dos centenarios relacionados con el Día del Patrono. Por un lado el IV Centenario de la canonización de Francisco de Javier (1622), junto con  Teresa de Jesús, Ignacio de Loyola, Isidro Labrador y el italiano San Felipe Neri (de ahí la maliciosa/graciosa frase italiana que sotto voce dice “el papa Gregorio xv ha canonizado a cuattro spagnoli e un santo”). El otro centenario, digno de haber sido mejor propagado y utilizado por los numerosos coros que actúan ese día por todo el viejo Reyno, es el relativo a los 100 años exactos del estreno del Himno oficial del Santo, en público concurso organizado por la propia Diputación Foral de entonces (1922)  y que recayó en Joaquín Larregla, con los textos “En el eco de mis montes” de Alberto Pelairea, y “Gora dezagun guztiok” del P. Policarpo de Iraizoz .  Sigue siendo el himno oficial, los demás son añadidos posteriores.

Entre las obras programadas se incluyen músicas  significativas relacionadas con su figura y época: Himno de Navarra (melodía tomada exactamente del antiguo “Pasaclaustro de la Catedral, Marcha para la entrada del Reyno”), cantos de los actuales cristianos de Japón, canciones en euskera de Baztán y la Navarra de Ultrapuertos etc. De todo el repertorio nos detenemos más en la partitura Mae-e (Forward), 4 v del joven compositor japonés Kentaro Sato que escribió en recuerdo de los muertos en el Tsunami (11-3-2011), el que arrasó la costa de Japón.

“Recuerdo tu cálida mano, recuerdo tu amable voz, recuerdo tus ojos y tu tranquila oración. Cuando cierro mis ojos, recuerdo el tiempo que pasamos juntos y el tiempo que cantábamos juntos. El fin de esta canción no es nuestra despedida, pues la música vive de nuevo, como tú vivirás una y otra vez en mi memoria, ah...”

La canción repite una y otra vez: Oboete iru anata,  recuerdo, recuerdo... y presenta un tema obsesivo, claro al comienzo, pero que luego se va revolviendo en aparente desorden como las olas del envolvente tsunami, hasta que todo se sosiega y se cierra con el mismo diseño inicial a cargo de un teclado o una flauta real…

La obra no es propiamente religiosa, aunque sí habla de “tus ojos y tu tranquila oración”. Quede así, sin más definición... No en vano nuestro Santo Jaso-Azpilcueta apreció la cultura japonesa y ellos lo consideran al margen de su aportación religiosa, como el primer intelectual universitario de Occidente, procedente de la Sorbona de París, que tendió un puente a su país.

Aurelio Sagaseta
Maestro de capilla



CAPILLA DE MÚSICA de la Catedral


Flauta Arantxa Almoguera
Organista: Julián Ayesa
Maestro de capilla: Aurelio Sagaseta